ARBITRAJE Y DEPORTE ESCOLAR

Erradicar violencia, física y verbal, del deporte

Profundizar en el mundo del arbitraje de un deporte escolar basado en valores educativos y no en la competitividad exclusivamente

NO QUIERO SER ÁRBITRO

Escrito por FJESALCEDO 23-02-2015 en ÁRBITRO. Comentarios (0)

Hoy me he permitido la licencia de no escribir yo el post, sino de aconsejaros leer el artículo de opinión que escribió Federico Sainz en el diario El País. Merece la pena leerlo. Artículo recomendado.


¿DEPORTE ESCOLAR O DEPORTE EN EDAD ESCOLAR? ¿CUÁL ELEGIR?

Escrito por FJESALCEDO 16-02-2015 en DEPORTE ESCOLAR. Comentarios (0)

El deporte escolar no es lo mismo que el deporte en edad escolar. El deporte en edad escolar es el que practica una persona durante los años en los que por ley debe estar escolarizado, pudiendo practicarse en un club de prestigio o en un equipo de barrio que ni tan siquiera sea un club, sólo una congregación de personas con los mismos intereses y, por lo general, promovido por las familias. Estos pueden ir desde un Munir el Haddadi del F.C. Barcelona a un Lolo Pérez del Bar Stella de la liga municipal.

El deporte escolar tiene unas características mucho más definidas, aunque también comparte muchas con el deporte en edad escolar. Las comunes son el carácter saludable, pues los dos generan hábitos de vida saludables, mejorando la calidad de vida de los practicantes y alejándoles de grupos de riesgo como los sedentarios o los drogodependientes, y el carácter socializante, ya que ambos fomentan las relaciones interpersonales, el respeto a la diversidad, la moderación del egocentrismo, la adaptación al trabajo en equipo (deportes colectivos) y la aceptación de las normas.

Pero las grandes diferencias entre un deporte y otro son fundamentalmente cuatro. La primera es que se practica exclusivamente por alumnos del centro, convirtiéndose en una extensión del aula que ayuda a fomentar los lazos de amistad entre los compañeros de clase. La segunda es que se practica en el centro educativo, fomentando el espíritu de pertenencia al mismo y convirtiendo el patio en un espacio de encuentro y convivencia para las familias. La tercera es que está vinculado a la parte lectiva, estando el equipo directivo implicado en esa actividad, pudiendo beneficiarse la parte académica de la extraescolar y viceversa para motivar al alumn@/deportist@ en uno u otro ámbito y valorando que el entrenador tenga un tanto por ciento elevado de educador por encima de su aspecto técnico. La cuarta es que la inclusividad es real, no sólo formal o publicitaria, pues no busca captar “figuras”, teniendo cabida todo el alumnado del centro, desde el más cualificado al menos dotado física o técnicamente para la práctica deportiva. 

Por todo lo anterior el deporte escolar aporta unos valores añadidos a los que ya de por sí propicia cualquier práctica deportiva al aprovechar un escenario rico en valores y la receptividad que facilita el deporte para lograr una formación integral del individuo, convirtiendo así el patio en el aula más grande del colegio y la cancha de este en una escuela donde se construye futuro y sueños.

Javier Esteban.


ALGO HEMOS GANADO

Escrito por FJESALCEDO 09-02-2015 en FAIR PLAY. Comentarios (0)

Tras el aberrante suceso entre los seguidores ultras del Atlético de Madrid y el Deportivo de La Coruña, donde uno de estos últimos resultó muerto, algo bueno ha ocurrido para la sociedad. Las instituciones futbolísticas han adoptado medidas que, aunque, bajo mi criterio, no están afectando mucho al contenido, si lo están haciendo a las formas.

Sólo el hecho de que no se puedan proferir insultos o cánticos racistas de manera generalizada, pues a nivel particular se siguen escuchando, en los campos de fútbol profesional ayuda a que la imagen que se transmite a los menores, sea mucho mejor.

Ya no se oyen esas barbaridades genéricas contra la madre del árbitro o contra el equipo contrario, por tanto algo hemos ganado, estamos en la buena senda, pero esto no es más que la punta de un iceberg. El cambio se debe impulsar desde la base, desde la escuela y desde los equipos de niños, pues si inculcamos unos hábitos de conducta a nuestros menores, quizá dentro de unos años no se escuchen insultos, pero no por miedo a la multa, sino por convencimiento de que cada individuo debe recibir un trato respetuoso hacia sus creencias, indistintamente de que las suyas coincidan con las mías, ya sean deportivas, religiosas o políticas.

Por tanto practiquemos un ejercicio de libertad y dejemos que unos defiendan sus colores o sus siglas políticas y no caigamos en el autoritarismo, que no es otro que el de impedir la disonancia. No todos tenemos que ser laicos porque seamos habitantes de un estado aconfesional, no todos tenemos que animar al Real Madrid porque nos encontremos en el Bernabéu, ni todos tenemos que votar a nuevas formaciones políticas porque haya una corriente de opinión que exija un cambio, sin aceptar que otros más conservadores puedan confiar en partidos de diversa tendencia, pero que tienen una trayectoria demostrada y se mueven en el marco democrático, RESPETANDO AL DIFERENTE.