ARBITRAJE Y DEPORTE ESCOLAR

Erradicar violencia, física y verbal, del deporte

Profundizar en el mundo del arbitraje de un deporte escolar basado en valores educativos y no en la competitividad exclusivamente

SORPRENDAMOS PARA CAMBIAR EL MUNDO...Y EL DEPORTE

Escrito por FJESALCEDO 24-11-2014 en VALORES. Comentarios (0)

Este fin de semana se celebró el III Congreso de Escuelas Católicas de Madrid bajo el lema “Escuelas con alma”. Durante el mismo se celebró la ponencia “Redekora tu escuela” impartida a tres entre Marga García, Mónica Barba y Juan Núñez. La intervención de estos tres ponentes hizo reflexionar, entre otros aspectos, sobre la necesidad de que el docente sepa que cualquier espacio y momento del centro escolar es un escenario perfecto para que el alumno aprenda.

Cuando extrapolo esa reflexión al deporte yo me pregunto: ¿Cuándo entenderemos, no sólo en el colegio, sino también en la sociedad que el deporte es un escenario perfecto para contribuir a la formación integral de la persona? Me da igual que sea deporte escolar o deporte federado, lo importante es que es un espacio perfecto.

Esto no sólo es un pensamiento propio, sino que queda refrendado por personas del deporte y de la educación. Sin ir más lejos Álvaro Chordi, ponente también del mencionado congreso y Director de Identidad de EGIBIDE, que es la unión de dos proyectos educativos que nacieron en la década de los 40 en la ciudad de Vitoria-Gasteiz, Diocesanas y Jesús Obrero, también destacó que las señas de identidad de un colegio se pueden y se deben transmitir en el ámbito del deporte.

Pero saliendo del entorno docente y del entorno católico, que podrían considerarse más propicios a educar en valores a través del deporte, encontramos un caso peculiar que es el que quiero destacar en este artículo. Este caso no es otro que el de Andrés Jiménez Bonillo un árbitro de fútbol base de la Delegación Costa del Sol de la Territorial de Málaga, al cual le podríamos otorgar el apelativo de “el utópico”.

Utópico porque pretende redecorar el campo de fútbol y hacer de él un espacio formativo, al igual que lo entienden los expertos en formación que participaron en el congreso “Escuelas con Alma”. Este soñador llegó a ser árbitro de Tercera División de su disciplina y por ello vivió y experimentó la parte positiva del fútbol, pero también esa parte negativa que es la que pretende erradicar de los terrenos de juego.

Él, el árbitro de la paz, como el medio 20 Minutos le apodó en un artículo, no entiende que en un partido de fútbol las aficiones no hagan otra cosa que animar a los suyos. ¿Por qué insultan a los rivales, al árbitro o se acuerdan ingratamente de los familiares de estos? ¿Por qué no poner un poco de cordura en un escenario de bengalas o cánticos insultantes? ¿Por qué esos respetuosos trabajadores en su día a día o esos padres responsables se ponen el disfraz de ultra para cada partido? ¿O es que quizá se ponen el disfraz de responsables y respetuosos durante la semana?

En un caso o en otro Andrés dice “En mis partidos de fútbol nadie insulta a nadie, no lo permito. Antes de comenzar, reúno a todos y les digo que quiero que se respeten, que jueguen con deportividad». El problema viene cuando no le hacen caso, entonces su proceder es el siguiente.

Al primer insulto que escucha en el campo o en la grada, advierte a los delegados; al segundo, llama a la policía; y al tercero suspende el partido, pero lo más interesante es que nunca ha tenido que hacerlo. Parece que las personas somos capaces de cambiar cuando nos hacen reflexionar sobre lo inadecuado de nuestra actitud, cuando nos sorprenden, como ocurre cuando un árbitro salta al campo con una camiseta que pone “Deporte sin insultos”, nombre de la asociación que preside Ángel. Por fin un rayo de esperanza en el mundo del fútbol y del deporte.

Confiemos en que la utopía se puede hacer realidad; en que se puede cambiar; en que la costumbre no se ha convertido en ley; y en que el fútbol, en el que ahora muchos descargan la violencia acumulada de manera verbal o física, cambie en el futuro. Seguro que esto es posible gracias a portaciones como la de Andrés Bonillo, pero no corramos, pues como decía en el Congreso “Escuelas con Alma” Dave Harris, Director de la Asociación Independent Thinking de Inglaterra, “la educación no es un sprint, es un maratón”, a lo que añado, con muchas adversidades a las que hay que sobreponerse, pero lo importante es llegar a la meta y para ello hay que ser conscientes de que la cancha de juego es el aula más grande del colegio y de la sociedad.

Javier Esteban.


OTRO BLOG INTERESANTE

Escrito por FJESALCEDO 21-11-2014 en BLOG SOBRE DEPORTE. Comentarios (0)

Hoy no escribiré sobre valores, árbitros o deporte escolar, hoy pretendo comunicaros que hay muchos profesionales de la Educación Física y el deporte escolar entregados altruistamente y a "full time" a transmitir e inculcar los valores que el deporte lleva implícitos. Uno de esos profesionales es Encarnación López Cerrillo, Licenciada en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, Maestra en Educación Física y Máster en Salud, Gestión y Alto Rendimiento, pero ante todo convencida de lo que afirma Hammelbert: "La educación es mucho más que la Educación Física pero muy poco sin ella".

Amante del deporte ante todo, dedica mucho tiempo de su día a la docencia, pero además emplea una preciosa parte de su jornada a nutrir su blog de contenidos interesantes relacionados con el deporte, como la alimentación saludable, los hábitos, la danza, la expresión corporal o el olimpismo. Por la riqueza de contenidos, muchos de ellos apoyados en videos e imágenes, he querido hacer referencia al blog VIDA SALUDABLE...CON DEPORTE!!, pues estoy seguro que a muchos de vosotros os puede interesar para vuestra actividad profesional y/o personal o por lo menos para entreteneros leyendo este próximo fin de semana.


LOS VALORES Y EL DEPORTE

Escrito por FJESALCEDO 14-11-2014 en VALORES. Comentarios (0)

El juego y el deporte, son las formas más comunes de entender la Educación Física en nuestra sociedad. Por ello debe aprovecharse como un elemento motivador potenciando actitudes y valores positivos.

El deporte mejora los reflejos y la coordinación, aporta sensación de bienestar, estimula la iniciativa, canaliza la agresividad y favorece el autocontrol. El deporte nos enseña, además, a aceptar y superar las derrotas, a asumir las responsabilidades y a aceptar las normas. Favorece y mejora la autoestima y nos enseña a ser disciplinados.

En la Educación Primaria se debe favorecer el desarrollo del niño partiendo de las habilidades básicas hacia las específicas, necesarias para una práctica deportiva adaptada, al final de esta etapa.

En una ocasión Benedicto XVI señaló: «el deporte, practicado con pasión y ética, se convierte en una escuela de valores humanos y cristianos. Si se practica así, además de ejercitar un espíritu de competencia sana, se convierte en una escuela para aprender y profundizar valores humanos y cristianos. Mediante la actividad deportiva, la persona entiende mejor que su cuerpo no puede ser considerado un objeto, sino que a través de la corporeidad se expresa a sí misma y entra en relación con los demás».

«De esta manera, el equilibrio entre la dimensión física y la espiritual lleva a no idolatrar el cuerpo, sino a respetarlo, a que no sea un instrumento que hay que potenciar a toda costa, incluso utilizando medios ilícitos», añadió.

Es así, por tanto, que dentro del deporte podemos encontrar un amplio abanico de valores, agrupados principalmente en dos:

• Valores sociales: respeto, cooperación, relación social, amistad, competitividad, trabajo en equipo, participación de todos, expresión de sentimientos, convivencia, lucha por la igualdad, responsabilidad social, justicia, preocupación por los demás, compañerismo.

• Valores personales: habilidad (física y mental), creatividad, diversión, reto personal, autodisciplina, autoconocimiento, mantenimiento o mejora de la salud, autoexpresión, logro (éxito-triunfo), autorrealización, recompensas, reconocimiento, aventura y riesgo, imparcialidad, deportividad y juego limpio, espíritu de sacrificio, participación lúdica, perseverancia, humildad, autodominio, obediencia.

Todos estos valores pueden trabajarse con la práctica deportiva.

Pero, para emplear el deporte como una herramienta que permita educar en valores, es importante que éste sea planteado a los niños de una forma que les permita:
1. Fomentar su autoconocimiento y mejorar su autoconcepto.
2. Potenciar el diálogo como la mejor manera de solucionar los conflictos que se presenten.
3. Comprender la importancia de la participación de todos y todas en el análisis, la toma de decisiones y, en general, el funcionamiento del grupo.
4. Potenciar la autonomía personal de los individuos implicados en los diferentes niveles de intervención.
5. Aprovechar el fracaso como elemento educativo.
6. Aprender a respetar y aceptar las diferencias individuales.
7. Potenciar la actividad deportiva como un escenario de aprendizaje de conductas y hábitos coherentes con los planteamientos aceptados por el grupo.
8. Aprovechar las situaciones de juego para trabajar las habilidades sociales encaminadas a favorecer la convivencia, no sólo entre los miembros del grupo, sino entre ellos y otras personas y colectivos implicados.

Además de estas pautas para la mejor adquisición de los valores en el deporte, existen una serie de normas que todo buen deportista tiene que asimilar para poder crecer tanto en la práctica deportiva como en lo personal:
Juega limpio: La victoria pierde su valor si no se conquista de forma honesta y justa. Engañar es fácil, pero no aporta nada. Para jugar limpio se necesita coraje y carácter. Esto brinda una mayor satisfacción. El juego limpio tiene su recompensa, incluso si se pierde el partido. Quien juega lealmente gana el respeto de los demás, quien engaña, sólo el desprecio. Recuerda: es sólo un juego. Y los juegos no tienen sentido si no se juega limpio.
Juega a ganar, pero acepta la derrota con dignidad: Cualquier partido tiene por finalidad la victoria. Nunca comiences a jugar con la intención de perder. Quien no juega a ganar embauca al adversario, defrauda al espectador y se engaña a sí mismo. Nunca te rindas ante adversarios fuertes, pero tampoco cedas ante los débiles. Es un insulto para cualquier adversario jugar sin poner todo el empeño en el partido. Juega a ganar hasta que suene el pitido final. Nadie es invencible. A veces se gana, a veces se pierde. Aprende a perder con una sonrisa. No busques excusas. Las razones genuinas hablan por sí mismas. Felicita de buena fe a los ganadores. No culpes al árbitro o a cualquier otra persona. Proponte hacerlo mejor la próxima vez. La afición respeta más a los buenos perdedores que a los malos ganadores
Acata las Reglas de Juego: Todos los juegos necesitan reglas que los guíen. Sin reglas, reinaría el caos. Esfuérzate por entenderlas para que comprendas mejor el juego. Así serás un mejor jugador. También es importante entender el espíritu de las reglas. Las reglas fueron concebidas para que el juego sea divertido cuando se juega y cuando se disfruta. Si acatas las reglas, disfrutarás más del juego
Respeta a los adversarios, a los compañeros, a los árbitros, a los oficiales y a los espectadores: «Fair play» significa respeto. El respeto forma parte del juego. Sin adversarios no hay partido. Los rivales tienen los mismos derechos que tú tienes, incluido el derecho a ser respetados. Tus compañeros son tus colegas. Tú formas parte de un equipo en el que todos los miembros son iguales. Los árbitros están en el campo para mantener el orden y el juego limpio. Acepta siempre sus decisiones sin alegar y ayúdalos a que el partido pueda disfrutarse aún más. Los entrenadores de ambos equipos también forman parte del juego y por tanto hay que respetarlos. Los espectadores crean el ambiente. Ellos desean ver un partido en el que se juegue limpio, pero también deben comportarse deportivamente.

Para terminar, conviene recordar lo que una vez dijo Javier Rodríguez, jugador de fútbol sala español que más partidos ha disputado con la selección llegando incluso a ser dos veces campeón del mundo y cuatro veces campeón de Europa entre los años 2000 y 2010: «enfrentarte a un proyecto con ilusión, cada día, te permite rendir por encima de lo esperado en los momentos difíciles. Continúa Javi Rodríguez diciendo que «hay que destacar por encima de todo las ganas de superación, cosa que va bastante ligada al trabajo. Si tienes ganas de mejorar, entonces te esfuerzas y luchas. Otro aspecto sin el que los dos anteriores –ganas de superarse y esfuerzo- no hubieran sido posibles, es la ilusión».

Por Michel Bibián

EL MIEDO AL DEBUT

Escrito por FJESALCEDO 11-11-2014 en ÁRBITRO. Comentarios (0)


Este próximo fin de semana comienzan los XXVI Juegos Deportivos de Escuelas Católicas de Madrid (ECM). Un día de ilusión y de nervios para todos los jugadores. Mucho de ellos tendrán la noche antes cosquilleo porque será la primera vez que compiten y otros porque tienen toda su expectativa puesta en hacer un buen papel esta temporada, personal y colectivo.

Todos los coordinadores, entrenadores y familias pondrán su esfuerzo en animar y tranquilizar a sus niñ@s de cara al reto que van a afrontar desde este sábado 15, pero quizá nadie se acuerde que otras personas, en total 232, estarán más nerviosas si cabe, esperando este fin de semana.

Esas personas y deportistas son los árbitros que dirigirán los encuentros de baloncesto, futsal y voleibol. Muchos de ellos, los veteranos, inquietos por comenzar una nueva temporada y otros tantos nerviosos porque será la primera vez que se enfrenten a un silbato y a un terreno de juego repleto de jugadores y padres.

Para todos ellos, y en especial para los noveles, pido el máximo respeto y comprensión, pues, aunque ninguno ya es prebenjamín de edad, sí que todos  los novatos son prebenjamines en su tarea, tanto como esos deportistas que comienzan por primera vez a competir.

Por eso cuando vayamos a criticar su labor desde la banda por uno de los múltiples errores que cometerán a buen seguro sólo pido que si somos padres pensemos en qué hacemos con nuestro hij@ cuando se equivoca, animarle a continuar practicando; que si somos árbitros experimentados pensemos en nuestro primer partido, cuando sólo hicimos sonar el silbato para empezar y para concluir el encuentro; y si somos entrenadores que pensemos en lo difícil que es cuando arbitramos nuestros propios entrenamientos.

Sólo eso, fijaros que poco esfuerzo para con ello evitar protestas y sufrimientos a esas 232 personas y deportistas que desempeñarán la ya de por sí difícil función de árbitro. Tratémosles con el respeto que se merecen, es decir, con el mismo que ofrecemos a nuestros deportistas, bien sean nuestros hijos, nuestros pupilos o nuestros ídolos, si de deporte profesional se trata, porque sin jugadores no habría partido ni competición, pero sin árbitros tampoco.


PREOCUPADOS POR EL DEPORTE ESCOLAR

Escrito por FJESALCEDO 07-11-2014 en DEPORTE ESCOLAR. Comentarios (0)

El ruido que genera el deporte profesional, amplificado por el altavoz de los medios de comunicación, impide escuchar todo lo que se trabaja desde instituciones privadas o públicas en favor del deporte escolar. Bien es cierto que tampoco podemos demonizar al deporte profesional y que el deporte de base necesita de él como referente de enganche, como generador de afición para los más pequeños. Por tanto la realidad es que ambas realidades deben convivir de manera simbiótica y cada una intentar copiar de la otra lo que tiene de positivo.

Realmente positivo en el deporte profesional están los medios técnicos y humanos con los que cuenta para su desarrollo y los avances en distintas áreas como entrenamiento, nutrición, psicología, etc., pero lo que en este post me interesa es resaltar cuánto bien hace el deporte escolar a nuestra sociedad. El bien basado en el hecho de crear hábitos saludables que alejen a los menores de otras actividades de ocio más perniciosas para su salud o que ahorren costes sanitarios al estado por la adquisición de hábitos saludables para la vida adulta, todo ello pasando por la creación de una sociedad más justa basada en valores deportivos como solidaridad, esfuerzo, respeto a la norma, respeto por el adversario, etc.

Esta concepción, casi utópica, que tengo sobre el deporte escolar no es aislada y no estoy solo en esa convicción. Realmente hay instituciones implicadas en promover este tipo de deporte, educativo, inclusivo y saludable. Para ratificar esta afirmación no hay más que destacar que esta misma semana comenzó en Madrid el proyecto “Colegios comprometidos con el deporte” enmarcado dentro de la iniciativa “España se mueve”, que cuenta con el apoyo del Consejo Superior de Deportes, Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y Comité Olímpico Español.

Esa primera reunión estuvo dinamizada por Andreu Raya, Coordinador del Proyecto, extriatleta profesional, con participaciones en campeonatos mundiales y europeos, consultor, deportista aficionado y padre de deportistas en edad escolar. Al otro lado de la mesa instituciones educativas que se han comprometido en formarse a lo largo de este año en calidad deportiva, en someterse a una evaluación con el objetivo de obtener un reconocieminto externo que certifique lo que realmente van a poner en práctica en el marco de sus actividades deportivas, “un deporte ético, responsable y lleno de valores”, como apunta Andreu Raya.

Los aspirantes a obtener ese reconocimiento de nivel bronce, ya que el proyecto consta de tres fases con temporalización de tres años en los que la superación de cada una supondrá la obtención de cada nivel, el mencionado bronce, el plata y el oro, son los colegios La Salle Maravillas, Salesianos San Miguel, Escolapios Pozuelo, SEK, King’s College y Ramón y Cajal, además de Educación y Gestión de Madrid, patronal educativa que organiza los XXVI Juegos Deportivos de Escuelas Católicas de Madrid, donde este año compiten 812 equipos procedentes, única y exclusivamente, de centros educativos, sin la intervención de clubes con la desviación que estos tienen respecto a la línea que pretende promover, implantar y evaluar “Colegios comprometidos con el deporte”.

Por todo lo anterior puedo concluir que, aun sin el eco mediático que se merecería este deporte por los beneficios que reporta a la sociedad, existen instituciones públicas y privadas que creen y apuestan por el deporte escolar como medio para mejorar el mundo y alcanzar los objetivos del milenio como propone el Comité Olímpico Internacional en su programa “Sport for all”.

Para los que queráis profundizar en esta magnífica iniciativa de “Colegios comprometidos con el deporte” os apunto la web oficial del proyecto que es www.colegiosconeldeporte.com y os animo a sumaros a esta inicativa en próximas ediciones.

El ruido que genera el deporte profesional, amplificado por el altavoz de los medios de comunicación, impide escuchar todo lo que se trabaja desde instituciones privadas o públicas en favor del deporte escolar. Bien es cierto que tampoco podemos demonizar al deporte profesional y que el deporte de base necesita de él como referente de enganche, como generador de afición para los más pequeños. Por tanto la realidad es que ambas realidades deben convivir y cada una intentar copiar de la otra lo que tiene de positivo.

Realmente positivo en el deporte profesional están los medios tñecnicos y humanos con los que cuenta para su desarrollo, pero lo que en este post me interesa es resaltar cuánto bien hace el deporte escolar a nuestra sociedad. Sólo con el hecho de crear hábitos saludables que alejen a los menores de otras actividades de ocio más perniciosas para su salud o que ahorren costes sanitarios al estado por la adquisisción de hábitos saludables, todo ello pasando por la creación de una sociedad más justa basada en valores deportivos como solidaridad, esfuerzo, respeto a la norma, respeto por el adversario, etc.